https://cdnmundo2.img.sputniknews.com/images/105936/27/1059362783.jpg

América Latina

22:45 02.10.2019(actualizada a las 22:49 02.10.2019) URL corto

RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — El Tribunal Supremo de Brasil votó de forma mayoritaria (siete votos frente a cuatro) a favor de una tesis que, en última instancia, podría llevar a anular muchas de las sentencias emitidas en el marco de la Operación Lava Jato, entre ellos la que afecta el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011).

El último magistrado en votar fue el presidente de la corte, Antonio Dias Toffoli, quien defendió que los plazos que corren para la defensa de los delatores (los testigos que acusan) y de los delatados (los imputados) deben ser sucesivos, “para que el delatado pueda confrontar todas las pruebas y las acusaciones de los colaboradores” con la justicia, según informó el tribunal en sus redes sociales.

Los jueces entienden que los acusados en los casos de Lava Jato deberían tener la última palabra antes de que se dicte la sentencia para poder defenderse, y no como ocurría hasta ahora, cuando no podían replicar las denuncias de quienes los delataban a cambio de obtener beneficios penales.

La decisión crea jurisprudencia y no tendría aplicación inmediata más allá del caso por el cual llegó al Supremo; servirá de orientación a jueces de instancias inferiores, aunque el alcance exacto de la medida aún no fue detallado.

Si se aplicara al pie de la letra, habría que anular decenas de condenas, pero el juez Toffoli, por ejemplo, propuso que la tesis se aplique a quienes cuestionaron el orden de las alegaciones en primera instancia, y a quienes, en procesos ya sentenciados, puedan demostrar que el hecho de que el acusador hablara en último término les causó algún tipo de perjuicio.

Este es el supuesto que podría usar la defensa del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011) en el caso de la finca de Atibaia (que está pendiente de sentencia en segunda instancia), pero no en el caso por el cual paga condena (el tríplex de Guarujá), porque ese proceso ya fue juzgado en segunda instancia.

El debate entre los magistrados se debe a un recurso que presentó el exgerente de la empresa petrolera estatal Petrobras Márcio de Almeida Ferreira, que había sido condenado a 10 años y tres meses de cárcel por el entonces juez Sérgio Moro, actual ministro de Justicia.

Con el resultado de la deliberación, su sentencia será anulada.

Retomado de RIA Novosti Sputnik