https://storage.googleapis.com/mvsnoticias/2019/11/ab2e70b3-policía-federal.jpg

Escucha la nota:

El Juzgado Primero de Distrito de Amparo en Materia Penal de la Ciudad de México, resolvió otorgar un amparo para que se continúe con la investigación sobre la responsabilidad de autoridades en la desaparición de Luis Ángel León Rodríguez, Policía Federal, víctima de desaparición forzada en Michoacán ocurrida hace diez años.

León Rodríguez, Sargento de la PF fue enviado junto con seis de sus compañeros y un civil, para ocupar la Secretaría de Seguridad Pública Municipal en ciudad Hidalgo, Michoacán. A pesar del riesgo que implicaba, la Policía Federal se negó a brindarles seguridad y medios para transportarse a su destino.

Información relacionada: Va PGJ por policías federales implicados en carpetas por robo y daños

Los elementos y el civil que los transportaría, salieron de las instalaciones del Centro de Mando de la Policía Federal en Iztapalapa, en la Ciudad de México, rumbo a Ciudad Hidalgo. Transcurrieron 6 días sin que los mandos se percataran que los policías federales nunca llegaron a su destino.

Por medio de las audiencias posteriores a las desapariciones, se tuvo conocimiento de que los siete policías federales y el civil fueron perseguidos, interceptados, secuestrados, y desaparecidos en una gasolinería en el municipio de Zitácuaro, Michoacán por un comando armado de la “Familia Michoacana”.

En consecuencia, Araceli Rodríguez Nava, madre de León Rodríguez, familiares de los seis policías federales y un civil, acompañados por la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) interpusieron una queja ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). Ocho años más tarde, la CNDH emitió la Recomendación 66/2017 en la que se reconocen las diferentes violaciones a los derechos humanos de las víctimas y sus familiares.

La demanda de amparo indirecto fue resuelta por el Juzgado Primero de Distrito de Amparo en Materia Penal de la Ciudad de México en julio de 2019 a favor de las víctimas.

El amparo obliga a la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales a continuar con la investigación de los servidores públicos, para determinar el conocimiento que tenían los mandos superiores federales y el municipio de Ciudad Hidalgo, respecto a las condiciones de inseguridad y violencia del Estado de Michoacán. Y que al impartir las órdenes de comisión y traslado, así como de recepción de elementos policiacos, quedaron bajo su mando directo e indirecto, lo que sin duda, los obligaba a proporcionarles los medios para cumplir de modo eficaz con su labor, entre ellos, el transporte seguro a su lugar de destino.

Retomado de MVS Noticias