https://s3-us-west-1.amazonaws.com/novedades.s3/wp-content/uploads/2019/11/16005454/Mono.jpg

El decomiso constante de fauna silvestre originaria del estado de Tabasco en el centro del país alertó a las autoridades locales, quienes se vieron obligadas a generar estrategias definitivas para terminar de una vez por todas con la caza ilegal y furtiva de animales.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), la Guardia Nacional (GN), el Ejército Mexicano y la policía municipal, activaron fuertes operativos conjuntos de manera permanente para proteger la vida silvestre y encarcelar a los depredadores.

En Tabasco hay cerca de 70 especies amenazadas, en peligro de extinción o que ya no se avistan en los ecosistemas por la alteración de microclimas, como la tortuga blanca, el tapir, zopilote rey o caracará comecacao, el jaguar, el ocelote, el manatí, el mono saraguato, el mono aullador, el oso hormiguero, el lagarto, el cocodrilo moreletti y el venado cola blanca, de acuerdo con la NOM-059 de la Secretaría de Media Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

A nivel nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador, durante su conferencia matutina del pasado martes, llamó a los gobiernos de las 32 entidades federativas a proteger el medio ambiente y la vida silvestre.

PROHÍBEN CACERÍA FURTIVA

Balancán se convirtió en el primer municipio del país en donde ha quedado prohibida la cacería furtiva de las especies de vida silvestre y en peligro de extinción.

Las multas que se aplicarán a quienes incurran en este delito pueden ser de hasta 3 millones de pesos o hasta nueve años de prisión.

Por ello, a partir de ese acuerdo, la Profepa, la Guardia Nacional, El Ejército Mexicano y la policía local, realizan ya operativos para combatir ese ilícito en ese territorio.

La iniciativa surge debido a que ahí existen sendas reservas ecológicas, como los santuarios del mono aullador y de la garza, así como el avistamiento de venados, armadillos y tentativamente hasta de jaguares, a las cuales el jefe de la nación ha llamado a proteger.

Samuel Olán Pérez, representante de “Ventana Ambiental”, felicitó a las autoridades por instrumentar ese tipo de acciones, ya que se evitará el exterminio de animales en riesgo de extinción.

Reconoció que uno de los factores que ha provocado la pérdida de ejemplares es la caza furtiva y la devastación de las selvas.

Destacó que, en el caso del jaguar, aún se avista en zonas selváticas en Tenosique y Balancán, pero, a pesar de que su reproducción no es complicada, el ser humano opta por eliminarlo al verse amenazado.

De la tortuga blanca, apuntó, se estima que quedan unos mil 500 ejemplares «y ya es dramático cuando se puede contar cuántos ejemplares quedan de una especie».

“Hace 50 años fueron devastadas las selvas e incluso hubo una comisión de desmonte nacional. En Plan Chontalpa y Plan Balancán-Tenosique hubo devastación y solo quedan reductos en la zona de Huimanguillo y de manglar en la costa”, expresó.

Jaguares y águilas, entre los más caros

En entre las especies mexicanas que alcanzan un mayor precio son el jaguar, que se puede vender entre 40 mil y 70 mil pesos; el águila real, hasta en 50 mil pesos; la guacamaya roja entre 30 mil y 40 mil pesos; el puma, de 20 mil a 30 mil pesos y el loro cabeza amarilla, entre 15 mil y 20 mil pesos, de acuerdo con costos estimados encontrados tanto en el mercado legal como el ilegal.

Fuentes de Profepa señalaron que la mayor parte de los decomisos son de especies provenientes de Tabasco y Chiapas, principalmente.

Sobre el destino de las especies mexicanas vendidas en el mercado exterior, un estudio de ambientalistas de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), señala que son lugares como España, Estados Unidos y China.

Sanciones continúan en el tintero

Desde marzo de 2016, el Senado de la República aprobó sancionar con multas de 200 a 75 mil veces la Unidad de Medida Salarial, la caza, tráfico y/o posesión de animales en peligro de extinción, solo que a nivel nacional todo quedó en el papel.

Según el Diario de Debates del Senador, se aprobó dicha ley como una medida para revertir los beneficios económicos que representa la caza ilegal, ya que en el mercado negro la piel de jaguar se vende aproximadamente en 151 mil 620 pesos, en tanto que las partes de un tigre adulto, en su conjunto, pueden alcanzar un precio de 931 mil pesos.

LUCHA FRONTAL

INSTITUCIONES PARTICIPANTES

Guardia Nacional
Ejército Mexicano
Profepa
Policías estatal y municipal

SANCIONES

Multas de hasta 3 mdp o hasta 9 años de prisión

ESPECIES EN RIESGO

Tortuga blanca
Tapir
Zopilote rey o caracará comecacao,
Jaguar
Ocelote
Manatí
Mono saraguato
Mono aullador
Oso hormiguero
Cocodrilo moreletti
Venado cola blanca

TELÉFONOS PARA DENUNCIAR

Ejercito: (934) 342 42 79
Guardia Nacional: (55) 55 56 26 59
Policía municipal de Balancán: (934) 344 67 09
Profepa: (993) 351 03 41

En estados como Tabasco, Veracruz y Campeche, el contrabando de aves es uno de los delitos ambientales más cometidos

Los loros migran cada año a esta zona de la república y son atrapados para luego ponerlos a la venta en carreteras e incluso en internet

En algunas localidades de Chiapas y de nuestra entidad, el mono aullador, considerado en peligro de extinción, es capturado por su carne

FOTOS: ARCHIVO

Retomado de Novedades de Tabasco