https://cdnmundo4.img.sputniknews.com/sharing_snippet/1090474503.png?1581640477

QUITO (Sputnik) — Los exportadores de flores ecuatorianos tendrán este año un Día de San Valentín agridulce pues pese a que las exportaciones de sus flores en lo que va del año crecieron en un 6,6%, los ingresos se verán afectados pues el precio cayó.

“Aunque en 2020 se dio un crecimiento en exportaciones de algo más de 1.000 toneladas, el precio de la flor cayó por dos factores: el adelanto de la cosecha por temas climatológicos, y la sobreoferta”, dijo la Asociación Nacional de Productores y Exportadores de Flores del Ecuador (Expoflores).

El gremio aún no tiene cifras respecto a los valores recaudados por las exportaciones.

Según estadísticas preliminares proporcionadas a Sputnik por Expoflores, en el período enero-febrero 2020 se exportó al mercado ruso, un poco más de 7.000 toneladas, mientras que a Estados Unidos se fueron 9.000 toneladas, es decir 42% y 54% del total de exportaciones de flores, respectivamente.

El 4% restante se dirigió a otros mercados.

En lo que va del año, Ecuador ha exportado un total de 16.586 toneladas de diversas flores, mientras en igual período de 2019 se vendieron 15.558 toneladas.

A los floricultores ecuatorianos les preocupa no solo la baja de precios, sino también las flores que podrían provenir de productores informales que no siempre cumplen normas de calidad obligatorias para los mercados adonde viaja el producto.

“Los registros, de la asociación florícola, muestran una discrepancia entre la flor enviada y la registrada por este sector, lo que implica una cantidad de producto que podría provenir de productores informales”, dijo el presidente ejecutivo de Expoflores, Alejandro Ponce.

Según Ponce, ese es un problema que comienza a crecer en Ecuador, poniendo en peligro la exportación florícola.

Ponce explicó que al haber producción que no se halla registrada en fincas formales, ésta podría estar reñida con las exigencias fitosanitarias que se convierten en barreras paraarancelarias al momento de exportar.

Ese riesgo genera preocupación al sector ya que abre la puerta a una potencial exclusión de la flor ecuatoriana en los mercados mundiales por contravenir esas normas.

El período Enero-Febrero es para los floricultores ecuatorianos uno de los períodos de mayor movimiento del año.

Retomado de RIA Novosti Sputnik