http://www.ejecentral.com.mx/wp-content/uploads/2020/02/d456512b-3202-43cb-8472-c276cef150bb.jpg

Uno a uno, los empresarios convocados a la cena ofrecida por el presidente Andrés Manuel López Obrador, fueron llegando. Bajaban de flamantes camionetas e iniciaban un recorrido entre micrófonos y cámaras, empujones y gritos. 

La lucha entre los comunicadores fue incansable. El medio centenar de personas, entre reporteros, camarógrafos y fotógrafos buscaban la mejor toma y declaración, ante la vista expectante de otras decenas de curiosos. 

«¿Con cuántos boletos se va a animar?» Era la pregunta obligada. El mandatario esperaba que fueran 40 mil por cada integrante de la iniciativa privada, con ello –en caso de ser 100 los presentes- posicionaría cuatro millones de boletos para la rifa del “avión presidencial”, aunque los verdaderos premios son 100 entregas de 20 millones de pesos. 

“Yo uno”, dijo Carlos Salazar Lomelín, director del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), mientras sonreía. Lo que sí afirmó es que ya tenía hambre, imaginando los tamales de chipilín que ofrecería como platillo el tabasqueño. 

“Ahí viene mi jefe” se escuchó entre los camarógrafos y todos los reporteros corrieron. Era Emilio Azcárraga Jean, a quien uno de los comunicadores lo confundió con el “señor Vergara”: «¡¿Qué pasó?!», contestó entre risa y molestia el presidente del Consejo de Administración de Televisa, sin dar mayor declaración. 

A la cena los empresarios, vestidos con elegantes trajes, llegaban con ánimos, pero sin revelar cuántos “cachitos” comprarán. “Hay que apoyar al país y al Presidente (…) No sé los detalles, vamos a ver de qué se trata”, reveló Antonio Suárez, presidente de Grupomar. 

Mientras en la Calle Corregidora, camionetas Suburban realizaban una pasarela; en la calle Moneda, los niños gritones de la Lotería Nacional vestidos con su traje rojo carmín y un sombrero de fieltro, introdujeron una tómbola dorada que simuló la rifa que se realizará el próximo 15 de septiembre.

El empresario Carlos Slim llegó acompañado de su hijo Carlos Slim Domit. Entre la gente a los alrededores se escuchaba “¿y ese quién es?”, mientras una señora de cabello rubio y vestida de negro contestaba emocionada: “es Carlos Slim, el hombre más rico de todo el mundo”.

Pacto de silencio, a medias… 

Luego de no más de 80 minutos, los empresarios comenzaron a abandonar Palacio Nacional. Como a la llegada, uno a uno salía sin mencionar una palabra. Ni cuántos boletos compraron, ni qué cenaron, parecía que un pacto de silencio se había firmado. 

Una carta compromiso se le entregó a cada uno de los empresarios, en ella debían marcar el monto que iban a aportar para adquirir los boletos, y apoyar así la compra de equipo médico para hospitales de México. 

“No era un pagaré, era una sugerencia. Yo puse mi firma, pero les dije: ‘no me comprometo a nada porque quiero tener más información”, señaló Humberto Garza, fundador y presidente de Grupo Famsa. 

El compadre de López Obrador, Miguel Rincón, también confirmó el documento. La cena, dijo, -como lo prometió AMLO- tamales de chipilín y chocolate, “muy ricos”. La cena tradicional tabasqueña había llegado un par de horas antes por la parte trasera de Palacio Nacional, el olor alertaba a quien pasó al lado de la camioneta que los transportaba. 

El silencio se había roto, pero aún guardaban un pequeño secreto: ningún invitado reveló cuántos ‘cachitos’ compró. Fuentes consultadas presumieron fuera de micrófono que “casi” se alcanzó la meta, que era de dos mil millones de pesos en boletos, es decir, cuatro millones de participantes en la gran rifa. 

En la mañanera del jueves, será el presidente Andrés Manuel López Obrador quien informe cuántos ‘cachitos’ logró vender entre los empresarios y si “el avión”, que no ha llegado a México, está a punto de ‘volar’. 

Pero la venta de boletos no terminó esta noche en Palacio Nacional. Quienes dudaron de su compra, tendrán otra oportunidad. Banobras les informará el proceso y si se logra que la compra sea deducible de impuestos. RB

ES DE INTERÉS

Retomado de Eje Central